La maleta de un joven escritor que no se rindió

dsc_0374

Alejandro con sólo 12 años tenía claro que quería llegar a ser un gran escritor. Su cabeza era increíblemente rápida creando historias pero no tenía suficiente espacio para recordarlas todas, así que decidió plasmarlas en papel. Una fría mañana de marzo, Alex cogió lápiz y  libreta, y comenzó a escribir sus ideas.

Dos semanas después tenía su historia terminada, lista para ser mostrada y compartida con el mundo. El pequeño escritor fue hasta la oficina de un amigo de su tío, que trabajaba en un periódico local, para mostrarle su obra y con suerte que fuera publicada. Pero como la vida no es un camino de rosas, Alejandro sólo recibió una lista sin fin de negativas. Entre ellas se encontraban algunas como: “eres demasiado joven y te falta experiencia“, “si fueras más listo sabrías que una lectura se entrega escrita a máquina, y no en una fea libreta” y “este mundillo es muy difícil, te tendrás que conformar con escribir noticias del pueblo, si tienes suerte”.

Alejandro sabía perfectamente a donde quería llegar y no iba a dejar que un reprimido periodista echará sus sueños a la basura. Al día siguiente fue a una tienda de máquinas de escribir para mirar precios pero volvió a toparse con la realidad, se salían de su presupuesto todas las máquinas. Jorge, el dependiente, vio en la cara de Alex la tristeza y le preguntó que le pasaba. Al escuchar lo ocurrido, Jorge le propuso a Alejandro que le echara una mano con la tienda para sacarse un dinero y además le regaló un libro de mecanografía, para que aprendiera a escribir a máquina. El audaz escritor estudiaba en casa mecanografía y luego practicaba en la tienda, así fue como después de 8 meses Alejandro consiguió su máquina de escribir.

dsc_0392

dsc_0393

No podía parar de escribir, iba a todos lados con su máquina, tanto que Alex cogió prestada la maleta de su abuelo para poder transportarla y así no separase de ella ni un sólo minuto.

Dos meses después, Alejandro había escrito su  obra y presentado a una editorial, cuyo jefe conoció mientras trabajaba en la tienda. Después de tanto esfuerzo y lucha consiguió publicar su obra, la cual se convirtió en un éxito editorial, lo que le llevo a ser entrevistado por Jorge, aquel periodista que hace un año le dijo que no lo conseguiría.

Esta es la historia que se me ocurrió cuando compré esta maleta, que sólo me costó 3 euros en el Cash Converter.

Además con este relato os quiero motivar a perseguir vuestros sueños aunque otros os digan que no podéis.

Cuentos a parte, la máquina de escribir también es de Cash Converter, ¿os imagináis lo que me costó? !!!2 euros!!!. El preciosisisisimo libro me lo encontré haciendo limpieza general y me quedé enamorada de él por su ilustraciones y el encanto de la tipografía de la máquina de escribir. Me encontré con un tesoro.

dsc_0370

dsc_0375

dsc_0381

dsc_0383

dsc_0385

dsc_0387

dsc_0388

dsc_0397

dsc_0401

Podéis ver más sobre mis maletas pinchando aquí.

Espero que os haya gustado el post, lo he hecho con mucho cariño.

Me gustaría saber si vosotros os habéis topado alguna vez con alguien como Jorge que os dijo que no podríais. Contármelo con un comentario en el blog o en la página de Facebook. Me encanta leer vuestros comentarios.

Para terminar, si alguna vez os habéis sentido en la piel de Alejandro luchad por lo que queréis; que otros no hayan conseguido sus objetivos no debe limitaros a vosotros.

OS DESEO MIL VIAJES

Estoy enlazando este post a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s