Peligro, Amor

DSC_0024

Cuando nos enamoramos no somos conscientes del  peligro que corremos. Lagrimas, darle vueltas a la cabeza, quemaduras de tercer grado, cosas que esperamos que ocurran y luego no suceden, todo esto y mucho más puede hacer que  nuestro corazón termine en un contenedor de basura.

María de las Nieves y su corazón acabaron en la basura literalmente. María, tauro, 25 años, conocía perfectamente la teoría sobre el amor, NO TE ENAMORES, pero por caprichos del destino – maldito destino- abrió su lindo corazón a un príncipe que parecía hecho para ella. A pesar de que aún tenía algunas tiritas en el corazón decidió ponérselas en los ojos y apostar por esa casualidad. El amor que él le dio le hizo volver a creer en él. María estaba repleta de felicidad porque llevaba mucho tiempo esperando ese momento, el momento de encontrar a alguien que la quisiera de verdad, una persona que le aportara sabiduría, pasión, diversión; tenía todo lo que ella buscaba.

DSC_0032

El tiempo paso y el amor con él. Nadie es perfecto y ambos cometieron errores que deterioraron  la pareja pero María a pesar de ello no quería imaginarse su vida sin él. El apuesto príncipe tenía varias cosas en mente que no le permitían dar el 100% y María necesitaba más, al ver que ese más no llegaba hacía que no ganara para tiritas para su corazón. Así que sus corazones hablaron y decidieron no ponerse más vendas y continuar su vida por separado.

A María le costó entenderlo, tanto que continuó su camino por el lugar equivocado. El alcohol, cocaína y demás no consiguieron curar su corazón. Esperando a que otro príncipe la rescatara acabó tirada en un contenedor de obra. Tanta mierda y polvo hizo que su belleza se apagara, ya no era la tauro, fuerte, decidida y bella que todos veían. Pero siempre hay alguien que es capaz de ver entre los escombros y rescatar a la más bonita y preciosa de las maletas.

DSC_0016

Como os estaréis imaginando no es una historia real, bueno el final si. Sucedió una tarde de abril, acababa de salir del Cash Converter con mi nueva maleta antigua, la que todos conocéis como la maleta de Margot, ya saciada mi hambre por las maletas aún iba atenta a lo que me podría encontrar. Pasé al  lado de un contenedor de obra y como es costumbre hice un escaner exhaustivo de lo que había en su interior y de repente … !!!OTRA MALETA!!!. María de las Nieves, porque así se llamaba su anterior propietaria, estaba cubierta de polvo, corrí deprisa a cogerla y me la llevé a casa para cuidarla, quitarle las tiritas del corazón y para devolverle su belleza natural.

Paradoja: nada dura para siempre, llevad tiritas en el bolso y nunca esperéis a que otra persona os rescate, hay que salir a flote por uno mismo.

Donde me la encontré, su historia, su belleza y porque lleva la etiqueta con el nombre de la antigua propietaria, por eso es mi maleta preferida, pero que no se enteren el resto de maletas.

DSC_0006

DSC_0008

DSC_0009

DSC_0011

DSC_0014

DSC_0017

DSC_0026

DSC_0029

DSC_0031

¿Os gusta la maleta?. Está un poco dañada pero es muy bonita.

Si tenéis maletas de este estilo me gustaría verlas y que compartierais su historia con el resto de lectores, podríamos hacer el club de las maletas antiguas, ¿no?. Si os animáis a enseñárnoslas podéis hacerlo en un comentario o en Facebook.

OS DESEO MIL VIAJES

Estoy enlazando este post a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs

Anuncios

7 comentarios en “Peligro, Amor

  1. Pingback: Maletas antiguas y otras formas de enamorarse |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s